formularioHidden
formularioRDF

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies (actualizada el 25-01-2017).

Educar el corazón por Pep Hernández y Silvia González

tipo de documento Artículo

Acerca de este recurso...

Visitas 2380

Valoración +1 Me gusta

Educar el corazónCuando llevas a cabo un proyecto educativo tan apasionante y conmovedor como fue para nosotros Poesía eres tú, la implicación e ilusión del alumnado es la mejor de la recompensas que puedes esperar. Nuestros alumnos pertenecían a una generación a priori desvinculada de la literatura tradicional, entre cuyas aficiones no destacaba la poesía. Pero contábamos con un as en nuestra manga: la poesía es vida, la poesía es canción, la poesía es expresión de sentimientos... Y de eso los adolescentes saben mucho. Por eso no les costó zambullirse en el proyecto, recitar poemas, compartirlos online con alumnos de otros lugares, y conseguir crear un increíble videpoemario colectivo.

Nuestra recompensa interna estaba satisfecha con cada verso recitado, con cada poeta recreado y con cada alumno convertido en una especie de juglar digital. Pero había algo externo que fluía más allá: la necesidad de compartir nuestra satisfacción con otros docentes, de expandir la experiencia, de mostrar que los chavales son capaces de hacer cosas maravillosas si se les alienta a ello, de que las familias apreciaran el trabajo de sus hijos y de que nuestros claustros considerasen que sí se puede hacer de otra forma. Y todo eso fue lo que nos proporcionó el premio Espiral Edublogs.

Era el año 2011 y el concurso, que ya contaba con su V edición, se había consolidado como el premio de blogs docentes más importante de España y uno de los acontecimientos educativos más relevantes del país. Presentar el blog junto a nuestro alumnado fue emocionante por los nervios, el entusiasmo y la esperanza que vivimos todos durante los meses en que duró la deliberación del jurado. Pero nada comparable al momento en que finalmente ganamos la tan ansiada peonza de oro. Los aplausos eufóricos del público y el cálido abrazo de los miembros de Espiral cuando subimos al escenario fue el mejor acompañamiento a nuestra emoción: las palabras de agradecimiento vibraban nerviosas en nuestra garganta y fue imposible reprimir las lágrimas. El reconocimiento con que nos premiaba Edublogs era un bálsamo para el cansancio acumulado por las horas de trabajo y, sobre todo, por ese nadar contracorriente que sentíamos en nuestros claustros.

Nunca olvidaremos lo que este premio supuso para nuestro alumnado y para nosotros. Llegó como un torbellino para agitar y dar vigor a cada una de nuestras ideas y quedó tatuado en nuestra memoria para recordarnos, en los momentos más vacilantes, que para educar la mente hace falta primero educar el corazón.

Silvia González Goñi @SilviaGongo

Pep Hernández Ortega @pephernandez

Imagen vía valentiamoral.blogspot.com.es

Categorías:

Se respeta la licencia original del recurso.

0 comentarios

¿Quieres comentar? Regístrate o inicia sesión

Tendencias Educativas 2017

Juegos

Ganadores del X Premio Espiral Edublogs

Mapas

CARGANDO...

Ir a Mapas
Biblioteca

CARGANDO...

Ir a BNEscolar
EduBlogs

CARGANDO...

Ir a Edublogs
Odite

CARGANDO...

Ir a Odite